Libro: Perdone a dios. II. La esclavitud física-mental-psíquica

Para imprimir este capítulo aquí está la version en PDF

https://reportedragon.files.wordpress.com/2016/08/esclavitudfisica_mental_psiquica.pdf

PARA VER LA VERSION EN VIDEO-AUDIO AQUI

  1. La esclavitud física-mental-psíquica

 Quizá más de una persona después de leer el capítulo anterior sobre el fin del “Kali Yuga”, no logre entender ni asimilar que este tiempo ya ha llegado. Esto sucede porque su mente y su propia psiquis han sido agrandados a tal magnitud que usted ha perdido casi toda conciencia de lo que verdaderamente sucede a su alrededor. En otras palabras, usted está hipnotizado para no vivir la realidad. A este suceso, de vivir en la irrealidad, los orientales le llamaron “Maya”, al espejismo de no saber lo que es real porque el ser humano se ha limitado a experimentar sólo con la mente y con su cuerpo, dejando al margen otras capas de su ser como son el alma y el espíritu. Aquí una definición de lo que es el mundo Maya.

Maya es un término sánscrito que se puede traducir como “ilusión”, “espejismos” o “irrealidad”. Se utiliza para designar algo que no es real y en el mundo védico se emplea para hablar de la irrealidad o ilusión del mundo en que vivimos, nuestro mundo maya.[1]

 

La película The Matrix  estrenada en 1999, protagonizada por Keanu Reeves ejemplifica perfectamente lo que es este mundo Maya  y la incapacidad que tiene el ser humano para identificarla como algo irreal e ilusorio.  Decía Morpheus (protagonizado por Laurence Fishburne) en la misma película: “¿Qué es lo real? ¿Cómo define usted lo que es real? Si usted está hablando sobre lo que puede sentir, oler o probar entonces eso que piensa como “real” es simplemente una señal eléctrica interpretada en tu cerebro”.

 

Repetimos: lo grave del asunto y que representa el primer y más grande bloqueo del ser humano hacia recordar quién es, se refiere a que esta “Matrix” o mundo Maya es interpretada como lo verdadero porque sólo hemos experimentado con nuestro cuerpo físico-mental-psíquico. Por eso un bistek sabe tan real cuando entra en la boca y también es tan real la emoción de comprar un automóvil o sentir los rayos del sol pegándole en la cara. Esto que interpretamos como verdadero, en verdad no lo es porque  nuestra verdadera esencia (lo que está más interno en nosotros) es espiritual y eterno. Por lo tanto solamente lo que es eterno es lo real, y así lo avisa la Biblia cuando le preguntaron a Jesús sobre qué era la verdad, y él guardó silencio. La verdad no puede ser experimentada en este mundo porque este mundo es impuro e imperfecto, creado por un dios impuro e imperfecto también. La verdad es algo que no cambia, que permanece constante y eterno como nuestro espíritu. Lo repetimos: El ser humano piensa que todo lo que vive es real y verdadero porque sólo está experimentando con una capa de su cuerpo, la más externa e imperfecta, la capa física-mental-psíquica. Para entender un poco mejor el concepto de la ilusión podemos analizar cómo todo a nuestro alrededor cambia de instante en instante. Nada dura para siempre, todo cambia, desde un problema hasta los momentos que entendemos como felicidad. Pero, ¿cómo puede el ser humano empezar a experimentar lo que es real y verdadero?

Para ir tejiendo nuestra exposición necesitamos definir una palabra que será clave en todo este libro y que es “transmutar”. La Real Academia de la Lengua Española la define como “mudar o convertir algo en otra cosa”. La palabra transmutación es la acción de transmutar y vamos a referirnos a la acción que le sucederá al ser humano al pasar de un estado de “dormido” a un estado de “despierto” ya sea con prácticas o simplemente al leer este texto, porque la conciencia empezará a trabajar para nosotros casi sin darnos cuenta. Ahora debemos entender que el ser humano tiene tres capas, la más externa es la física-mental-psíquica, la capa de enmedio es el alma y la más interna es el espíritu donde se encuentra el Tao, con la capacidad de hacernos regresar a nuestro origen eterno y puro.

El dios creador fue muy astuto para alojar al espíritu precisamente en lo más profundo del ser humano, en su capa más interior, por eso es que la mayor parte de los seres humanos nunca llegan al Tao, porque primero se necesita transmutar  la capa más externa de su cuerpo, que es la parte física, la parte más densa y que es el filtro donde se estancan la mayoría de la personas. Por el momento no hay problema si usted no entiende ni jota de lo que está leyendo, porque la finalidad de este libro es precisamente entregar la gnosis del conocimiento sobre el gran engaño y que lo lleve a la liberación del espíritu, a la “gran transmutación” del ser humano en un momento determinado de esta lectura.

 

¿Qué es el ser humano?

 

Para ir limpiando el camino, y para que sea fácil de entender el proceso de transmutar la capa más externa, debemos primero analizar qué es el ser humano. Para fines de este libro, y para comprender mejor cómo transmutar, debemos saber COMO PENSAMOS Y COMO SENTIMOS.

A partir de saber cómo pensamos y cómo sentimos podremos entonces ir transmutando las tres capas del ser humano.  Recordemos: la primera es la física-mental-psíquica, la segunda es el alma y la tercera —y más importante— es el espíritu. No se puede llegar a tercera capa, la más profunda, sin haber liberado y trabajado primero con las dos anteriores. Definitivamente la capa más densa y que la mayoría de las personas no logran superar, es la primera, la física-mental-psíquica porque existe toda una estructura mundial para someter al ser humano e impedirle que llegue a la segunda y tercera capas para encontrar su gran liberación.

Antes de avanzar debemos definir qué es el cuerpo físico, la mente y la psiquis para entonces entender cómo hemos sido atrapados y encarcelados a este planeta Tierra de forma permanente.

El cuerpo físico está compuesto por células, que a su vez forman los órganos y después forman todos los sistemas (óseo, circulatorio, respiratorio, muscular, digestivo, nervioso etc.) Además, dentro del cuerpo físico están las llamadas glándulas, que algunos lo han colocado como un sistema, pero que para nuestro estudio son consideradas partes “sagradas” e individuales, porque además de secretar hormonas (ansias de ser), tienen un valor esotérico por las funciones que desempeñan. En apariencia el cuerpo humano es simple porque todo funciona como relojito, pero el sistema u órgano(s) más importante de todos es el sexual y es el que menos se conoce y del que menos se educa. No cabe la menor duda que la esclavitud más fuerte que tiene el ser humano a nivel físico-mental-psíquico es a través de sus órganos sexuales y por la degradación que ha hecho del acto sexual, al derramar-desperdiciar tan precioso líquido (semen y menstruación). El ser humano al masturbarse y derramar sus energías sexuales, va haciéndose más débil física y mentalmente. Es claro que los gobiernos realizan campañas para promover a la masturbación como algo natural y hasta necesario, cuando sus efectos son tremendamente negativos porque degrada el poder físico-mental-psíquico en el ser humano. La pornografía contribuye a esta campaña ya que se promueve más el sexo por placer que el sexo por amor. La idea es tener a más personas débiles física-mental-psíquicamente para poderlas controlar más fácilmente. El placer sexual desmedido rápidamente degenera en la lujuria, que es uno de los defectos más nocivos que tiene el ser humano porque atrapa su mente y luego la psiquis, produciendo personas idiotas mentalmente por toda la energía de vida que se ha derramado-desperdiciado en cada acto sexual o masturbación.

Para definir qué es la mente, utilizaremos parte los argumentos de Samael Aun Weor, quien ha puesto en perspectiva gnóstica cuáles son sus funciones y cómo el ser humano de hoy, vive esclavo de su mente y ha dejado de ser una persona, para entonces convertirse en miles de personas, lo que define como los distintos “yoes”. Identifiquemos que la mente tiene dos partes. La primera es la llamada “mente sensual”,  y es la que emite juicios sobre lo que ve, siente y palpa del mundo exterior, sus relaciones con los demás, sus reacciones ante situaciones diarias de la vida, etc. La  segunda es la “mente intermedia” que son los valores enseñados en las distintas religiones y que van generando patrones y conductas de vida sobre nosotros. Conforme el ser humano va creciendo, la mente sensual y la intermedia se apoderan completamente de su forma de pensar y de sentir hasta que se convierten en cultura (sustentada en la razón y el intelecto). Ya establecida la cultura entonces el ser humano vive y sueña con esos valores, y se va alejando cada vez más de la verdad, de lo que es eterno, su propia conciencia y su propio espíritu. Con el debilitamiento de la mente y el cuerpo por desperdiciar-derramar las energías sexuales, los seres humanos se encuentran dócilmente respondiendo como maquinitas ante los ajustes que los gobiernos o grupos de poder realizan sobre los patrones que generan cultura. Por ejemplo, si los gobiernos quieren controlar más, fabrican eventos violentos para luego justificar el “espiar” o intervenir los teléfonos celulares. Así fue como se impuso y aplicó el “Patriot Act” en Estados Unidos, después del evento terrorista del 9/11 a las Torres Gemelas de Nueva York. Ahora mismo la mayoría aprueban la intervención telefónica por parte del gobierno como medida para tener un país “más seguro” ante otro acto terrorista. El miedo es uno de los valores más utilizados y fáciles para controlar las mentes y generar una cultura, ya que basta generar un evento violento para avisarle a la población que se necesitan más medidas de protección, las cuales buscarán limitar la libertad de cada individuo. Cuando el control mental se hace más fuerte, empieza entonces el proceso de degradación mayor del ser humano ya que su psiquis y sanidad mental se afectan sensiblemente. Dejan ya de ser personas pensantes individuales y se convierten en meros robots que viven y sueñan por los impulsos que les proyectan en la televisión, periódicos, escuelas o en las iglesias. Así se convierten en amantes de los deportes, de las fiestas, del alcohol, de cualquier evento o situación sensual externa y así se fortalecen todos esos  “yoes”  o demonios en el ser humano, que lo atarán más a su cuerpo, a su mente y a su psiquis. Nacen entonces los más grandes vicios humanos, los siete pecados capitales (que definiremos más adelante) y sus múltiples ramificaciones.

La definición común de psiquis o psique es “alma”, pero para efectos de este libro gnóstico, la psiquis es el orden mental basado en el funcionamiento del intelecto, la emoción y la voluntad. La psiquis es tan importante que puede hipnotizar al ser humano sin darse cuenta de ello. Las personas no quieren ir a la guerra, pero van de cualquier manera porque se les convence que matar a otro ser humano es lo correcto. Contaminan su medio ambiente aunque vivan en él, comen cadáveres porque piensan que se necesita la proteína de ese ser ya muerto, quieren conquistar el espacio, sin que conozcan primero su origen como personas y por qué viven en la Tierra. El ser humano está completamente enfermo de su mente y psiquis, no hay la menor duda.

 

Finalidad de la esclavitud

 

Pero ¿cuál es la finalidad del dios creador para encadenar nuestra esencia eterna (espíritu) a un cuerpo imperfecto, impuro y perecedero como el que tenemos? Como recordamos, el dios creador e imperfecto, como cualquier otro artista, desea que lo alaben por sus obras, para intentar mejorarse para la próxima creación. Así lo menciona el Salmo 145 de la Biblia cristiana versión Reina Valera 1960.

 

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,

Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.

Cada día te bendeciré,

Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.

Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;

Y su grandeza es inescrutable.

Generación a generación celebrará tus obras,

Y anunciará tus poderosos hechos.

En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,

Y en tus hechos maravillosos meditaré.

Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,

Y yo publicaré tu grandeza.

Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad,

Y cantarán tu justicia.

Clemente y misericordioso es Jehová,

Lento para la ira, y grande en misericordia.

Bueno es Jehová para con todos,

Y sus misericordias sobre todas sus obras.

Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,

Y tus santos te bendigan.

La gloria de tu reino digan,

Y hablen de tu poder,

 

Efectos de cómo sentimos y cómo pensamos en el cuerpo humano (primera capa)

 

Para entender cómo se relaciona lo que pensamos y sentimos con la primera capa (física-mental-psíquica), responderemos con una historia para hacer el ejemplo un poco más accesible y entendible.

El viejo y decrépito Miguel Palmeros, de 91 años de edad, sin dientes, desaliñado, con dolores por todo el cuerpo, quien apenas puede caminar porque las rodillas ya no le trabajan, le implora su enfermera. ¿Por qué no me inyectas y me ayudas a morir de una vez?  ¿Que no vez que no puedo ya levantarme por mi mismo, me tienes que cambiar los pañales todos los días con toda la pena de verme desnudo, y lo que es peor que no puedo ya recordar lo que es una erección? ¿Por qué no terminas ya con este sufrimiento y me inyectas para que pueda descansar por fin? ¿Que no ves que soy una piltrafa de persona, sin familia quien venga a verme, sin amigos porque todos murieron y sin más deseos que morirme?

Si todo ser humano llega a convertirse en esa piltrafa como Miguel Palmeros, quiere decir que nadie podrá escaparse del hecho de que el ser humano se marchita porque es impuro, imperfecto y perecedero.

Esta es la primera realidad que el ser humano enfrenta cuando tiene un poco de conciencia, de que su cuerpo es imperfecto, que su mente ejerce un papel importante en su vida (positiva o negativa) y que su psiquis puede enfermarse si sus pensamientos son negativos durante su vida. Miguel Palmeros siente miedo, temor, angustia y deseos de morir porque su vida ha sido mal aprovechada porque nunca se ha detenido a pensar quién es realmente y si tiene una partícula divina y eterna dentro de sí mismo. Toda su vida ha estado esclavizada a la Matrix desde el momento en que nace hasta el momento en que muere, sin haber tenido un solo instante para conocer que tiene otras dos capas más, el alma y el espíritu. Nunca logró conocerse realmente. Su vida fue una completa desgracia y desperdicio.

 

Creación de cultura en la esclavitud humana

¿Qué es lo que ha motivado a Miguel Palmeros a pensar y sentir de esta manera? Respuesta: Necesariamente todo lo aprendido ha sido heredado de algo que se llama cultura y que es parte de una estructura de control para mantenerlo sometido y esclavizado durante toda su existencia.

Los gnósticos originales y puros como Nimrod de Rosario hablan extensamente sobre cómo esta estructura de control a través de la cultura genera el sometimiento masivo sobre países enteros y que se mantiene siempre constante porque el ser humano no puede controlar sus vicios, deseos y placeres. Para Rosario la cultura se concreta a través de la razón y con la finalidad de “dar sentido al mundo”. La Real Academia de la Lengua Española define cultura como un “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época o grupo social”.

Pero ¿quién crea la cultura que va determinando la forma de pensar y de sentir de las personas? ¿Quién ha creado estos sistemas de control mental y psíquico a través de los tiempos? Respuesta: Como ya identificamos en el capítulo anterior, los Yugas son ciclos donde la raza humana atraviesa determinadas características de desarrollo. Cada cambio de Yuga está ligado al paso del Planeta Hercólubus por el planeta Tierra, quien destruye todo lo creado —-incluyendo al ser humano—- y da origen a una nueva creación. En cada proceso de creación de una nueva raza, un grupo toma el control de toda la raza humana y determina cuáles son los patrones a seguir para crear cultura y darle sentido al mundo. El último paso del Planeta Hercólubus fue en los tiempos del Éxodo, siendo ungido el pueblo hebreo como creador de una nueva cultura (los diez mandamientos) y por consiguiente como responsable del destino de la raza humana. A través de los diez mandamientos, el pueblo hebreo ha desarrollado toda la estructura de control y ha utilizado la razón para justificar sus acciones.

 

Los Diez Mandamientos según el libro del Éxodo 20:2-17:

 

  1. “Yo soy el Eterno tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí.
  2. “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy el Eterno tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
  3. “No tomarás el nombre del Eterno tu Dios en vano; porque no dará por inocente el Eterno al que tomare su nombre en vano.
  4. “Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para el Eterno tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo el Eterno los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el Eterno bendijo el día de reposo y lo santificó.
  5. “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Eterno tu Dios te da.
  6. “No matarás.
  7. “No cometerás adulterio.
  8. “No hurtarás.
  9. “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.
  10. “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.”

 

 

Sobre estos mandamientos y otros que se han ido agregando de manera paulatina, como los llamados “defectos humanos indeseables” se ha tejido toda la estructura de control físico-mental-psíquico de sometimiento y esclavitud de la raza humana desde la época del Exodo hasta nuestros días y que terminará con el Fin del Kali Yuga y el regreso del Planeta X, aka Nibiru, aka Hercólubus.

Los grandes gnósticos ya desde los tiempos de Hermes Trismegisto, San Agustín o el Buda Shakyamuni trataron de entregar a la humanidad las claves necesarias para liberarse de la “imposición de cultura”  a través del desapego y eliminación de defectos o “yoes”, de la concentración-meditación hacia el interior del cuerpo y del entendimiento de las leyes que gobiernan este planeta y el Sistema Solar. La base de este conocimiento y que ahora entregamos en este libro y que representa la fórmula para la liberación del espíritu, es EXPERIMENTAR LOS FACTORES QUE CREAN CULTURA, PARA ENTONCES ENTENDERLOS Y TRANSMUTARLOS. Ningún monje o adepto que se aleje a meditar y que no supere sus múltiples defectos o “yoes” a través de los problemas de la vida diaria, podrá decirse un iluminado, ni podrá desencadenar su espíritu del cuerpo para no retornar más a este planeta prisión.

 

Ley del Karma en la primera capa del ser humano

¿Cómo puedes vencer un defecto o un hacedor de cultura, para entonces empezar a transmutar esta primera capa del ser humano? Respuesta: Aquí es donde aparece el concepto de “Karma”, como un elemento necesario en la vida del ser humano para trascender sus propios defectos o “yoes” y eliminarlos completamente de su persona.

La hipnoterapeuta, especializada en regresiones y conferencista norteamericana Dolores Cannon con más de 45 años de trabajo con cientos de pacientes llegó a la conclusión que efectivamente la Ley del Karma existe y que cada “retorno” a este planeta sirve para mejorarse y superar sus errores o sufrimientos de sus vidas anteriores con la esperanza de transmutar la primera capa y llegar entonces a la segunda, al alma. Wikipedia define al Karma de esta manera: “Energía trascendente (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas”.

Aquí un poco de lo que Dolores ha compartido sobre las confesiones de sus pacientes al momento de hacerles regresiones hipnóticas y en referencia al Karma.

“Uno regresa con la misma gente una y otra vez en otras vidas. Tanto porque quieres estar con ellos, o como porque se deba equilibrar y ajustar cuentas karmáticas. Y uno mismo es el que hace un nuevo contrato/programa para volver y hacerlo de nuevo. Cuando desencarnamos, no hay nadie sentado en un trono que juzgue, no existe cosa tal como el infierno, sólo el estado conciencial en el que fallezcas. Si no que uno se juzga a sí mismo. No hay mejor juez que uno mismo. Eso es parte de esa revisión: ‘Bueno, aprendí esta lección. Estuviste bien aquí. Ahora tendrás que regresar por esta parte que no hiciste bien y volver a tomar esa clase.’ Porque todo es una escuela, a fin de cuentas. Así que uno es quien toma la decisión y habla con las otras almas con las que acabó de vivir: ‘¿Sabes? No hicimos un muy buen trabajo la última vez. Volvamos y hagámoslo de nuevo. Esta vez serás tú el esposo y yo la esposa, o yo la     madre y tú el hijo” .[2]

 

Defectos humanos indeseables y sus múltiples “yoes”

La forma en que pensamos y sentimos podrá liberarnos para superar la Ley del Karma pero también podrá encadenarnos más en la primera capa, porque el ser humano le incorpora su mente y psiquis. De esta forma si usted tiene pensamientos negativos se atará más a la Ley del Karma, y además afectará su propia psiquis. Para entender un poco más este proceso, utilizaremos el ejemplo de Miguel Palmeros para explicar un poco más el concepto de mente y de la psiquis en relación a los defectos humanos indeseables.

Es claro que el ser humano antes de morir, acumula una gran cantidad de experiencias y defectos que en su gran mayoría no han sido eliminados, asimilados o en el mejor de los casos, confesados, como lo hacía Miguel Palmeros cuando asistía a misa. El ser humano a lo largo de su vida es capaz de acumular tal cantidad de experiencias desagradables, sufrimientos, enfermedades y demás calamidades que se han arraigado tanto en su mente como en su psiquis que cuando muere, se las lleva consigo mismo porque esas energías impuras tienen la capacidad de sobrevivir y regresar para atormentarnos de nuevo.

Lo que quiere decir que la muerte de Miguel Palmeros no será la solución a sus aflicciones presentes porque tendrá que pagar todas sus malas acciones cuando ocupe un cuerpo nuevo en un siguiente retorno carnal. La única “ventaja” que tiene Miguel es que su religión no contempla este concepto de retornar a una nueva vida para pagar lo que se debe. Sin embargo, no cabe duda que antes de morir, Miguel se quedará con la duda si pudo ser mejor persona, mejor padre o mejor esposo y se acordará nuevamente de sus fechorías más graves, rogando por el perdón. Esa duda razonable presente en casi todos los viejitos antes de morir, es la llamada ley universal donde todo se paga y todo tiende a equilibrarse según el conocimiento antiguo donde el Juez Anubis llama a cada persona al momento de morir para poner en la balanza sus obras buenas y malas. Un texto habla sobre Anubis: Como guardián de las necrópolis, acogía a los difuntos en las puertas de sus tumbas guiándoles al Más Allá, de la misma forma que, o acompañado por, Upuaut. La tierra (Akeru), abre sus puertas cuando Anubis llama al muerto: “Las puertas de Akeru se abren para ti, Las puertas de Geb se abren para ti, Te marchas cuando Anubis te llama”. Una vez en la “Sala de las Dos Verdades”, Anubis es el encargado de llevar al difunto para que su alma sea pesada, vigilando el fiel de la balanza con la finalidad de que nadie pueda falsearlo[3]. La gran carga de defectos humanos indeseables e imperfecciones que una persona puede sufrir durante su vida pueden ser innombrables como de aquellos que sufren de cáncer o enfermedades. El sufrimiento de sus cuerpos y los dolores que puede sufrir una persona con un cáncer de páncreas son tremendos y las causas de esas enfermedades recaen en la simple respuesta de que el cuerpo se enferma porque es imperfecto. Algunos de los sufrimientos que el cáncer puede producir en el cuerpo son: cambios en la piel, en los senos, engrosamiento o abultamiento en la piel o debajo de ella, ronquera o tos que no se quita, cambios en los hábitos del intestino, dificultad o dolor al orinar, problemas para comer, como aumento de peso o adelgazamiento sin razón conocida, dolor abdominal, sudores nocturnos sin explicación, hemorragia o secreción no acostumbradas y debilidad o mucho cansancio. A estos padecimientos físicos debemos agregar trastornos mentales y psíquicos que padecen todos los pacientes con cáncer ya que el índice de mortalidad es alto en muchos de los casos. Según el Instituto Nacional del Cáncer, la ansiedad y el sufrimiento pueden afectar la capacidad del paciente de hacer frente a un diagnóstico de cáncer o su tratamiento. Puede hacer que los pacientes pierdan sus citas de control o demoren el tratamiento. La ansiedad puede aumentar el dolor, afectar el sueño, y causar náuseas y vómitos. La ansiedad, aunque sea moderada, puede afectar la calidad de vida de los pacientes con cáncer y sus familias, y puede ser necesario tratarla.[4] Podríamos escribir cientos de páginas más para describir los sufrimientos ocasionados por el cáncer en las personas, sin llegar a más conclusión que la que nos ocupa: la imperfección del cuerpo humano.

Los defectos humanos indeseables se arraigan tanto a nuestro ser por la forma de pensar y de sentir, que llegan hasta la psiquis, y ésta es la razón de que el ser humano se mantenga casi indefinidamente en esta capa, atorado en el mundo Maya porque le gusta de sobremanera experimentar su cuerpo, las pasiones, los sabores, los olores y demás ataduras a lo físico-material.

En uno de sus libros, La Transformación Radical publicado en 1973, Samael Aun Weor asegura  que el ser humano es incapaz de por sí mismo eliminar todos sus defectos porque son más poderosos que su propia voluntad. “No basta comprender un defecto; es necesario eliminarlo. La comprensión no es todo, se necesita la eliminación, nosotros podemos rotular un defecto con distinto nombre, pasarlo de un departamento a otro de la mente, etc., pero jamás alterarlo fundamentalmente.

Los defectos humanos indeseables o “yoes” son normalmente relacionados con los siete pecados capitales y todas sus ramificaciones. A continuación definiremos de cada uno de ellos según  La Real Academia de la Lengua Española.

 

  1. Soberbia. Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros
  2. Avaricia. Afán desmedido de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas.
  3. Envidia. Tristeza o pesar del bien ajeno
  4. Ira. Sentimiento de indignación que causa enojo
  5. Lujuria. Deseo excesivo del placer sexual
  6. Gula. Exceso en la comida o bebida, y apetito desordenado de comer y beber
  7. Pereza. Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos

 

Para hacer una breve conclusión sobre este capítulo diremos que el ser humano ha vivido irremediablemente atado a su cuerpo físico-mental-psíquico por su propia voluntad al debilitarse por el desperdicio que hace de sus energías sexuales. Sin darse cuenta de lo importante del valor del semen y la menstruación, el ser humano derrama estos líquidos sagrados a través de la masturbación y con la ayuda de la pornografía, para que las consecuencias sean personas cada vez más débiles física, mental y psíquicamente. Los gobiernos y grupos de control tienen el camino libre para imponer sus sistemas, generar cultura y someter más al debilitado ser humano quien vive presa de sus propios defectos y no puede identificar lo que es real. Vive entonces encantado con el mundo ilusorio, yendo a los estadios de fútbol y a los restoranes, llorando con las telenovelas, trabajando como burro para pagar sus deudas, identificándose con un vino o una cerveza y creyendo que es la realidad. Sigue procreándose como conejo porque piensa que la energía sexual sólo es para tener placer e hijos y no se ha detenido para recordar que tiene en su interior una parte divina y eterna llamada espíritu. Su espíritu vive encadenado a su cuerpo por un engaño que el dios creador ha realizado en contra el ser humano sin su consentimiento y para que alabe sus obras.

 

Preguntas para reflexionar:

 

  1. Investigue sobre las propiedades del semen y la menstruación y cómo puede aplicarlas a su vida diaria para regenerar su mente, cuerpo y psiquis.
  2. Experimente la diferencia entre un orgasmo derramando sus energías sexuales y una experiencia sexual conservando esa energía entre usted y su pareja.
  3. Identifique cuál de los siete pecados capitales lo domina más y compárelo con los de su pareja para encontrar soluciones compartidas.

[1] http://hinduismo.idoneos.com/maya/

[2] http://www.qhhtmadrid.com/reencarnaciones/

[3] http://elamoruniversalenexpansion.blogspot.com/2010/03/anubis-el-dios-del-amor-y-del-karma.html

[4] http://www.cancer.gov/espanol/cancer/sobrellevar/sentimientos/ansiedad-sufrimiento-pdq

 

illuminati-movies-matrix-serious-shit

 

Foto: http://illuminatimovies.net

Anuncios
Estándar

One thought on “Libro: Perdone a dios. II. La esclavitud física-mental-psíquica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s